Cascos: “Lo de 1,2 millones es una tontería, me linchan porque no quiero oficializar el bable”

David Palomo en El Español

Foro Asturias lo ha expulsado del partido. Declara a EL ESPAÑOL que una razón es porque se niega a ser “el felpudo del PSOE”.

 

Francisco Álvarez Cascos nunca se escondió tras las cámaras o trató de evitar el haz de los focos incriminatorios de la prensa. Por unas u otras razones, lleva toda una vida sin pasar desapercibido. Ya fuera como segundo de José María Aznar, en aquella secretaría general del PP (1989-1999) dirigida con mano de hierro; como vicepresidente del Gobierno (1996-2000) o ministro de Fomento (2000-2004); o como mandamás de Foro Asturias, el partido que, nueve años atrás, creó en su tierra –y del que ahora le expulsan acusado de apropiación indebida (1,2 millones de euros). “Un linchamiento –según el propio Cascos en conversación con EL ESPAÑOL– de los que quieren convertir Foro Asturias en un felpudo del PSOE para aprobar la oficialidad del bable”.

 

Sin embargo, en todos estos años en política, habría preferido, en muchas ocasiones, ver los toros desde la barrera. Por ejemplo, aquel día en que lo acusaron de aparecer en los papeles de Luis Bárcenas bajo las siglas PAC (Paco Álvarez Cascos), aunque saliera indemne; o aquel otro en que lo acusaron de estar de caza mientras el Prestige se hundía. Dos guerras pasadas -de las muchas acumuladas durante años- que se unen, este mismo fin de semana, a una actual: su expulsión del partido que creó, Foro Asturias, como presunto autor de delitos continuados de apropiación indebida y administración desleal.

 

De nuevo, Cascos, a sus 72 años, está en el punto de mira por hechos presuntamente delictivos. Esta vez, por tomar a “préstamo dinero del partido”, firmar “contratos inexistentes” y “adquirir videojuegos a sus vástagos” con cargo a la formación, según detalla la querella presentada por la comisión directiva de Foro, al frente de la cual se encuentra la exalcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón.

 

Álvarez Cascos, durante la campaña de Foro de Asturias, partido que creó.

Álvarez Cascos, durante la campaña de Foro de Asturias, partido que creó.

 

 

El agente de tráfico tras un árbol con un radar láser para multar: la foto que indigna a los conductoresJ.S.La imagen ha sido compartida por la plataforma SocialDrive y ha despertado el enfado de los usuarios, que se quejan del afán recaudatorio.

En dicha querella se denuncian irregularidades de Francisco Álvarez Cascos y se le acachan ingresos de más de 1,2 millones de euros en sueldos y gastos que pasó al partido que él creó en 2011. Entre esas facturas se encuentran, según dicha comisión, zapatos para sus hijos, videojuegos, tasas de licencia de pesca, llamadas de teléfonos a su familia y estancias en hoteles en viajes particulares, según reconocen desde el partido, asegurando que la dinámica de gastos se mantiene desde hace nueve años.

Linchamiento

 

Francisco Álvarez Casos, en conversación con EL ESPAÑOL, capea con sorna los “ataques de sus compañeros de partido”. “¡Es una ridiculez!”, espeta, al mencionarle que le acusan de pasar las tasas de las licencias de caza. “Es de risa lo que me están haciendo; un linchamiento personal”, prosigue. “La historia de un conflicto político que comenzó hace un año”, se defiende. Porque el trasfondo, en efecto, es ese: una guerra interna marcada por decisiones políticas que tiene visos de acabar en los tribunales.

En esa batalla, con dos corrientes claras dentro del partido, ya hay cinco demandas interpuestas por los afiliados contra la dirección del partido y Moriyón. Estos acusan a la actual presidenta de Foro desde septiembre de 2018, de querer convertir la formación en una muleta del PSOE. “El trasfondo de todo esto es la oficialidad del bable y el apoyo al Partido Socialista”, esgrime Álvarez Cascos.

 

En esa lucha, la comisión de la actual presidenta ha presentado una querella contra Álvarez Cascos por apropiación indebida. “Aunque a mí no me ha llegado todavía nada. Sólo lo que se ha publicado en los periódicos”, esgrime Francisco. Que, desde luego, no va a claudicar. “Me voy a defender como corresponde, con mis abogados...”.

 

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, acompaña a Francisco Álvarez-Cascos.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, acompaña a Francisco Álvarez-Cascos. EP

Álvarez Cascos desmiente todas las acusaciones y se niega a contribuir a lo que él considera “una fiesta mediática”, acusando a su compañera de partido: “Lo que es apropiación indebida es lo que está intentando hacer Carmen Moriyó convirtiendo un partido asturiano en un felpudo del PSOE para aprobar la oficialidad del bable”, reconoce.

La sombra de la Gürtel

 

Álvarez Cascos no teme la pena de telediario. “Ya fui portada de todos los periódicos en 2016 y mira...”, reconoce. “El que ríe el último ríe dos veces”. Se refiere, como no, a cuando fue citado por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz como testigo sobre el procedimiento de donaciones anónimas al PP, en relación con la supuesta contabilidad en ‘B’; y a su testificación en el caso Gürtel, acusado de haber intermediado como ministro de Fomento en adjudicaciones a cambio de comisiones.

 

Álvarez Cascos, en el tribunal.

Álvarez Cascos, en el tribunal.

 

Entonces, aseguró que las siglas “PAC”, que se vincularon con su nombre (Paco Álvarez Cascos), no se referían a él. El que fuera secretario general del PP negó haber recibido comisiones en la trama liderada por Francisco Correa durante su etapa como ministro de Fomento en el segundo Gobierno de José María Aznar. Y negó, también, los supuestos sobresueldos que le atribuyeron los Papeles de Bárcenas en la contabilidad secreta del partido.

 

Y, finalmente, salió indemne de la situación. “Al cabo de un mes, el mismo policía reconoció que aquellas siglas PAC no eran mías… y que eran de Paco Correa o no sé quién. Entonces, claro, la noticia no fue portada de ningún periódico; si acaso, apareció en páginas interiores”, explica. 

 

“Pero esta es la realidad mediática”, espeta, lamentando la situación actual. “Estos señores han tenido un éxito considerable. Pues muy bien, la pena mediática. Eso no lo puedo evitar, pero lo que importa es la razón. Yo ya estoy de vuelta y amortizado políticamente, pero no cambio mis ideas. Me pueden colocar en el potro de castigo de los medios, pero voy a seguir defendiendo que Foro no es un felpudo del PSOE”, finiquita.