A los salvadores de la patria

José Antonio Pérez Prieto (Foro Cabrales) en El Comercio

Me duele el duelo que se mantiene entre partidarios y detractores de mi partido 'hasta el momento'. No creo que los motivos sean los económicos, como tratan de hacernos creer a los afiliados, ni tampoco de mejorar el partido cambiando los parlamentarios. Por ejemplo, ¿quién va a sustituir a Martínez Oblanca?, uno de los parlamentarios más lúcidos de nuestro partido. A río revuelto se nos unen los oportunistas de turno, los que creen que van a entrar a hombros por la puerta grande. Para llegar al Parlamento se entra con votos, que son los que nos van a faltar de ahora en adelante. 

 

Nosotros fuimos a buscar a Cascos, rogándole que encabezara la candidatura por Asturias. Él no se ofreció, fuimos todos nosotros los que se lo pedimos. Claro está que era para encabezar la lista del Partido Popular. Según se fueron desarrollando los acontecimientos, por cabezonerías y caciquismo que no vienen al caso, se malogró dicho proyecto. Se formó otro partido con diferentes siglas y una mayoría de los que creímos en él, nos fuimos a dicho partido. 

 

El resultado demostró que estábamos acertados en aquel momento. El partido, al paso de los años, fue perdiendo fuerza por muchas razones, pero no por que dejara de trabajar incansablemente Francisco Álvarez-Cascos.

 

Nos dio categoría al partido, todos sabemos que a una mayoría de los que lo seguimos no nos conocían nada más que en casa, entre ellos un tanto por ciento elevado de los que lo quieren defenestrar. Quítate tu pa ponerme yo... Adiós partido.

 

No tengo ni idea de los gastos, sueldo, defensa de abogados y dietas que acarrea el cargo que ostentaba el señor Cascos. Podía haber ganado mucho más si hubiera escogido el camino de otros políticos , puesto que de consejero en una gran empresa o en su misma profesión seguro que hubiera ganado más dinero, sobre todo más descansado y menos criticado.

 

Yo conozco bien a Paco Cascos y puedo garantizar que no conocí político más honrado. Solamente por lo que hizo por Asturias en sus años como vicepresidente y ministro de Fomento, merece un reconocimiento y mucho respeto.

 

En las declaraciones de Fidel Sánchez, al que considero mi amigo, creo que uno de los motivos para darse de baja en el partido era por que sabía que no lo incluirían en las listas para diputado. Pero, aclaro, no tuvo nada que ver Cascos en esa decisión, y digo no tuvo nada que ver puesto que en esa Ejecutiva, en la que yo estaba presente, pidieron que no fuera incluido en las listas. No te fíes de las apariencias, las féminas no eran tus fans.

 

Estos que critican lo que cobran los demás y que ellos no declaran públicamente, cuando tuvieron puestos importantes (por cierto, gracias a Cascos), no los vimos cediendo parte, aunque fuera pequeña, como benefactores de Mensajeros de la Paz.

 

Si quieren hablar de dinero, métanse con los ministros, que ayer salió uno en televisión que no conocía. Claro, son tantos que cualquiera los cuenta. Y eso que sería fácil, porque en una casa hay dos: si cobraran como antes, que pagaban en mano, estos tenían que ir a cobrar con una carretilla.